lunes, 11 de noviembre de 2013

Estola Rosa

El color rosa no tiene demasiada presencia en la liturgia. Sin embargo se usa en dos momentos, cada uno en distintos períodos del calendario litúrgico, y marca la llegada de algo trascendente.
















Uno es durante el adviento y anticipa la felicidad como consecuencia del nacimiento de Jesús. El otro es en la cuaresma. Si bien es un período del calendario marcado por la penitencia, representa también la felicidad pero en este caso originada por la resurrección de Cristo.






Los flecos dorados en las terminaciones y una borla morada atrás, le dan la terminación a un ornamento que pretende estar a la altura de la celebración.