jueves, 30 de mayo de 2019

Vestiduras de un Sacerdote.

El significado espiritual, de la vestimenta de los sacerdotes en cada celebración.

CASULLA:Es la vestidura que se pone el obispo sobre las demás prendas. Consiste en una pieza alargada con una abertura en el centro para pasar la cabeza. Es el símbolo de caridad, que hace dulce y suave el yugo de Jesucristo. Vestidura Sagrada que se pone el alba y que sirve para celebrar la Misa. Está abierta por lo alto, para que entre la cabeza, y por los lados; cae por delante y por detrás desde los hombros hasta media pierna.
El presbítero o el obispo que preside la Eucaristía se reviste la casulla: su nombre ya indica que es como una especie de "casa pequeña", a modo de manto amplio que cubre a la persona (como el "poncho" americano actual).  La casulla es el indumento litúrgico que ha venido a caracterizar sobre todo la celebración eucarística.
Se usan en diferentes colores:Blanco, verde, rojo y morado.

ALBAEs una amplia túnica que cubre al celebrante de arriba a abajo y se sujeta a la cintura con un cíngulo, simboliza la pureza del corazón que el sacerdote ha de llevar al altar.

CÍNGULO: Cordón o cinta de seda o de lino, con una borla a cada extremo, que le sirve al Sacerdote para ceñirse el alba.





viernes, 24 de mayo de 2019

7 CLAVES DE PENTECOSTES,para comprender más de esta fecha

1. Proviene de la palabra griega que significa "quincuagésimo" (pentecoste)
La razón es que Pentecostés es el quincuagésimo día (en griego, pentecoste hemera) después del Domingo de Pascua (en el calendario cristiano).
Este nombre se empezó a usar en el período tardío del Antiguo Testamento y fue heredado por los autores del Nuevo Testamento.
2. Esta festividad tiene otros nombres
La fiesta de las semanas, de la cosecha,el día de los primeros frutos
Hoy en día en los círculos judíos se le conoce como Shavu`ot (en hebreo, "semanas"). Además, se le conoce con diferentes nombres en varios idiomas.
3. Pentecostés fue otro tipo de fiesta en el Antiguo Testamento
Fue un festival para la cosecha y significaba que esta estaba llegando a su fin. Deuteronomio 16 dice:
“Luego contarás siete semanas; las contarás desde el día en que comiences a cortar el trigo. Entonces celebrarás la fiesta de las Siete Semanas a Yahvé, tu Dios, haciéndole ofrendas voluntarias según lo que hayas cosechado por la gracia de Yahvé, tu Dios”. (Dt. 16:9-10)
4. En el Nuevo Testamento representa el cumplimiento de la promesa de Cristo
Representa el cumplimiento de la promesa de Cristo al final del Evangelio de San Lucas:
“Les dijo: ‘Todo esto estaba escrito: los padecimientos del Mesías y su resurrección de entre los muertos al tercer día. Luego debe proclamarse en su nombre el arrepentimiento y el perdón de los pecados, comenzando por Jerusalén, y yendo después a todas las naciones, invitándolas a que se conviertan. Ustedes son testigos de todo esto. Ahora yo voy a enviar sobre ustedes lo que mi Padre prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad hasta que sean revestidos de la fuerza que viene de arriba’”. (Lc. 24:46-49)
5. El Espíritu Santo tiene diferentes símbolos en el Nuevo Testamento
Hechos 2 recuerda:
“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran”.
Este pasaje contiene dos símbolos del Espíritu Santo y su actividad: el viento y el fuego.
El viento es un símbolo básico del Espíritu Santo; la palabra griega que significa "Espíritu" (Pneuma) también significa "viento" y "aliento". Aunque el término usado para "viento" en este pasaje es pnoe (un término relacionado con pneuma), al lector se le da a entender la conexión entre el viento fuerte y el Espíritu Santo.
En relación al símbolo del fuego el Catecismo señala:
Mientras que el agua significaba el nacimiento y la fecundidad de la vida dada en el Espíritu Santo, el fuego simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu Santo. El profeta Elías que “surgió […] como el fuego y cuya palabra abrasaba como antorcha” (Si 48, 1), con su oración, atrajo el fuego del cielo sobre el sacrificio del monte Carmelo (cf. 1 R 18, 38-39), figura del fuego del Espíritu Santo que transforma lo que toca. Juan Bautista, “que precede al Señor con el espíritu y el poder de Elías” (Lc 1, 17), anuncia a Cristo como el que “bautizará en el Espíritu Santo y el fuego” (Lc 3, 16), Espíritu del cual Jesús dirá: “He venido a traer fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviese encendido!” (Lc 12, 49). En forma de lenguas “como de fuego” se posó el Espíritu Santo sobre los discípulos la mañana de Pentecostés y los llenó de él (Hch 2, 3-4). La tradición espiritual conservará este simbolismo del fuego como uno de los más expresivos de la acción del Espíritu Santo (cf. San Juan de la Cruz, Llama de amor viva). “No extingáis el Espíritu” (1 Ts 5, 19). (CIC 696)


6. El Espíritu Santo es Dios                                        
Según el Catecismo de la Iglesia Católica, el Espíritu Santo es la "Tercera Persona de la Santísima Trinidad". Es decir, habiendo un sólo Dios, existen en Él tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta verdad ha sido revelada por Jesús en su Evangelio.
El Espíritu Santo coopera con el Padre y el Hijo desde el comienzo de la historia hasta su consumación, pero es en los últimos tiempos, inaugurados con la Encarnación, cuando el Espíritu se revela y nos es dado, cuando es reconocido y acogido como persona. El Señor Jesús nos lo presenta y se refiere a Él no como una potencia impersonal, sino como una Persona diferente, con un obrar propio y un carácter personal.
7. Pentecostés significa participar de la vida divina de Cristo y ser testigos
La solemnidad de Pentecostés es una de las más importantes en el calendario de la Iglesia y contiene una rica profundidad de significado. De esta forma lo resumió Benedicto XVI el 27 de mayo del 2012:
“Esta solemnidad nos hace recordar y revivir la efusión del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y los demás discípulos, reunidos en oración con la Virgen María en el Cenáculo (cf. Hch 2, 1-11). Jesús, después de resucitar y subir al cielo, envía a la Iglesia su Espíritu para que cada cristiano pueda participar en su misma vida divina y se convierta en su testigo en el mundo. El Espíritu Santo, irrumpiendo en la historia, derrota su aridez, abre los corazones a la esperanza, estimula y favorece en nosotros la maduración interior en la relación con Dios y con el prójimo”.

lunes, 22 de abril de 2019

SIGNIFICADO DE LA FIGURA DEL PELICANO

El pelícano es una figura utilizada por Santo Tomás de Aquino en su himno eucarístico Adoro Te devote. La idea es que el pelícano  se muerde a sí mismo y da de su carne a sus crías y por eso se la usa como analogía con la Eucaristía ya que Cristo nos da su carne (su cuerpo) como alimento espiritual. Por lo tanto esta imagen ilustraría un ornamento relacionado con la Eucaristía, o sea el color apropiado (aunque no excluyente) sería el blanco y la finalidad ideal (tampoco excluyente) un ornamento para la fiesta de Corpus o primera comunión, incluso un Jueves Santo. Pero como toda alegoría con Cristo se puede utilizar donde mejor quede.

sábado, 16 de marzo de 2019

Los Colores en la Semana Santa

Desde el miércoles de ceniza hasta el domingo de Pascua se celebra la Cuaresma. Dentro de este tiempo, el Domingo de Ramos marca el comienzo de la Semana Santa. Durante una semana, por medio de la palabra, se celebran varios acontecimientos de gran relevancia en la liturgia. Y la resurrección de Cristo es el más importante.

Uno de los aspectos es el uso de los colores. Ya desde el comienzo de la Cuaresma salimos del tradicional verde y empezó el morado. A este se le suman el rojo y el dorado. En el caso de este último se lo puede reemplazar por el blanco y de esta forma se estarían usando cuatro colores en vez de tres.

Cada uno de estos colores, materializados en la Casulla, la estola, el frontis, el cubre ambón, la bolsa de corporal y el cubre cáliz remiten a un significado.

Morado: Utilizado lunes, martes y miércoles. Representa la penitencia, la imploración y preparación espiritual

Rojo: Se usa el Domingo de Ramos y el viernes de la Pasión de Cristo. Simboliza la sangre derramada.

Dorado / Blanco: En representación de alegría y pureza se los usa el jueves santo, en el que se celebra el lavatorio de pies. Luego vuelve a ser usado el Sábado de Gloria, el Domingo de Pascua y continúa, finalizada la Cuaresma, durante más de un mes hasta el Domingo de Pentecostés.

-----------------

Fuentes
http://religioncatolicaromana.blogspot.com.ar/2014/07/colores-liturgicos-semana-santa.html
http://www.diocesisdecanarias.es/preguntarespuesta/iglesiacatolica/colores-en-la-liturgia-su-significado.html
http://paraelsacerdocioreal.blogspot.com.ar/2011/04/colores-liturgicos-que-se-utilizan-en.html
http://webcatolicodejavier.org/SemanaSanta.html

El Cura Brochero











martes, 8 de enero de 2019