miércoles, 18 de febrero de 2015

Polvo eres y al polvo volverás *

   Hoy comienza el tiempo litúrgico de la Cuaresma. Durante 40 días los fieles son llamados a la conversión personal, que culminará en la Semana Santa con la muerte y resurrección de Jesús.
   Y comienza con la imposición de cenizas el Miércoles de Ceniza, celebración que tiene su origen en una antigua costumbre judía de cubrirse de ceniza al hacer algún sacrificio, como signo de conversión.
   El sacerdote repite las palabras del génesis al momento de imponer las cenizas en la cabeza “Polvo eres y al polvo volverás”
   Las cenizas se obtienen al quemar las palmas usadas el Domingo de Ramos del año anterior. Esto representa, por un lado, que ese signo de gloria, usado para aclamar la entrada de Jesús a Jerusalén, se reduce a nada.
   Y por otro nos recuerda que nosotros también vamos a convertirnos en polvo, la fragilidad de la vida humana y la muerte como destino inevitable y que la vida terrenal es tan sólo un paso ("Pascua") hacia la vida eterna.